Revista Estudios Socioterritoriales

Calendario

IGEHCS

Login
IDEFCH

Google Maps

GeoTools

Last Updated: 05 May 2015 Hits: 191

Proyecto: "La fragmentación territorial en Argentina, producida por los procesos globales-locales. Análisis a diferentes escalas"

Directora: Diana Lan

Co-Directora: Sandra Gómez

Integrantes: Diana Lan, Sandra Gómez, Josefina Di Nucci, Santiago Linares, María Magdalena López Pons, Verónica Hollman

 

Estado actual del conocimiento sobre el tema

En el actual contexto de la globalización, donde se suele privilegiar el tiempo sobre el espacio y sus formulaciones, existen y  prevalecen diferentes posturas, entre las cuales debemos mencionar la que sostiene el fin del territorio, el no lugar, la negación de la idea de región y la subordinación del espacio al tiempo.
De esta manera, en la actualidad, existe un conflicto, entre un espacio local, vivido por todos los vecinos, y un espacio global, este conflicto entre lo local y lo global, recupera la noción del espacio banal, es decir, el territorio de todos, y contrapone esa noción a la de redes, es decir el territorio al servicio de algunos.
Las redes son al mismo tiempo globales y locales. Globales porque cubren todo el mundo; y locales porque cubren cada lugar, por medio de las estructuras técnicas y de la información que poseen, recibe en mayor o menor medida a las redes globales.
De esta forma el  proyecto sobre la fragmentación territorial en Argentina producida como respuesta a los procesos globales-locales, será estudiado a partir de diferentes campos temáticos de la geografía, que se sostienen a partir de las líneas de investigación que desarrollan los investigadores y becarios de nuestro centro
Los lugares son utilizados por diferentes actores sociales, pero el uso de los mismos, depende de las formas neutrales o transformadas por el hombre y también de las normas que rigen en ese lugar. El orden global busca imponer, en todos los lugares, una única racionalidad. Y los lugares responden al mundo según los diversos modos de su propia racionalidad. Es claro que antes, la relación con el mundo era local- local, pero actualmente ha cambiado y es local- global.
La globalización es el proceso actual, que se caracteriza por la interdependencia cada vez mayor entre diferentes unidades que constituyen el sistema global. Estas interconexiones afectan al ámbito demográfico, cultural, productivo, empleo, medio ambiente, etc. Esta interconexión se cree que tiende a unificar, a “acortar distancias”, a “reducir tiempos”, a intercomunicar, es decir a crear un espacio cada vez más homogéneo, un “espacio global”. Pero este proceso en realidad crea “espacios de la globalización”, es decir, espacios que forman parte del proceso general, y otros espacios fragmentados que pueden ser analizados como funcionales al proceso de globalización o como excluidos de este proceso.
La globalización fragmenta el espacio. Este espacio se materializa en el territorio y entendemos por el mismo a una extensión apropiada y usada, es decir que puede hablarse del espacio como territorio usado
El espacio fragmentado es el espacio geográfico que queda fuera de la globalización, que no participa de ella. La fragmentación es la consecuencia socioeconómica y espacial del proceso de globalización.
Según Uribe Ortega el proceso de globalización se caracteriza por la excesiva concentración de los medios de producción y comercialización así como la de los medios financieros y de servicios en el plano mundial y nacional. Se impone al mundo a través de la internacionalización de la economía, de la cultura, de la producción, del consumo entre otros aspectos. Asistimos a la universalización acelerada de los objetos técnicos, que atiende deliberadamente a las acciones hegemónicas. Las ordenes emitidas... llegan a los diferentes lugares simultáneamente gracias a los flujos de información
Este proceso intenta unificar u homogeneizar, pero por el contrario crea una gran cantidad de fracturas y heterogeiniza el espacio.
Así, el mito de la homogeneización del espacio se destruye, al ver que el territorio se vuelve más diversificado y más heterogéneo, al igual que el del espacio global, ya que no hay un espacio único, total y uniforme de la globalización, sino que existen, los espacios de la globalización, espacios que forman parte del proceso.
El espacio geográfico, como lo define M. Santos es un conjunto de “sistemas de objetos y sistemas de acciones, mediados por normas”, el cual se materializa en el territorio.
Existen en el territorio nuevos recortes y nuevos funcionamientos denominados: horizontalidades y verticalidades. Las horizontalidades serán los dominios de la contigüidad, de aquellos lugares vecinos agrupados en una continuidad territorial, mientras las verticalidades estarían formadas por puntos distantes unos de los otros, unidos por todas las formas y procesos sociales. En tanto las redes justifican la expresión verticalidad, entonces podemos decir que: una red es una realidad material, donde también es tenido en cuenta el hecho social. Una red es social y política, debido a las personas, mensajes y valores, que la frecuentan. Dollfus propone que el término de red sea limitado a los sistemas creados por los hombres, dejando a los sistemas naturales el nombre de circuitos.
Las redes reagrupan lugares al servicio de actores hegemónicos. Es así, que en el nivel local, la sociedad solo puede controlar los aspectos técnicos del trabajo, mientras, los aspectos políticos, las decisiones, las relaciones de poder, se encuentra en el extranjero, en el mismo o en otro continente. Las redes presentan dos escalas, la mundial o global y la local.  El ámbito donde se tocan estas dos escalas, es el estado–nación, es decir, el territorio propiamente dicho.
Las empresas transnacionales, que en el momento actual podemos identificar como los actores hegemónicos, que actúan a escala global, alcanzan en el nivel del estado-nación, “ciertos puntos” o “manchas” del medio técnico-científico.”  De esta forma se fragmenta el territorio de manera vertical, quedando los intersticios ocupados por las empresas no hegemónicas.
 De modo que habría una repartición vertical y no horizontal del territorio, una especie de segmentación vertical del mercado en tanto territorio y una segmentación vertical del territorio en tanto mercado, en la medida en que los diversos agentes sociales y económicos no utilizan el territorio de forma igual.
Es justamente en los países subdesarrollados, donde se ven estos cambios los cuales han producido repercusiones importantes, ya que, como se mencionó, las variables elaboradas en otros lugares se difunden e impregnan el territorio y a la sociedad.
En las ciudades de los países subdesarrollados, existen diferencias profundas en la accesibilidad al consumo y al empleo. Así, existe una minoría con altos ingresos y elevado consumo, al lado de la masa de la población con bajos salarios y por consiguiente poca accesibilidad para el consumo.
Estas diferencias son causa y efecto de la existencia, es decir, de la creación o mantenimiento, en estas ciudades, de dos circuitos que afectan la fabricación, la distribución y al consumo de bienes y servicios. Uno de estos dos circuitos es el resultado directo de la modernización y se refiere a actividades creadas para servir al progreso tecnológico y a la población que de él se beneficia. El otro es también un resultado de la modernización, pero un resultado indirecto, ya que concierne a aquellos individuos que solo se benefician parcialmente del reciente progreso técnico y de sus ventajas. Los dos circuitos que tienen el mismo origen, son denominados por Santos, el circuito superior y el circuito inferior de la economía urbana, respectivamente.
“Se puede presentar al circuito superior como constituido por los bancos, comercios e industria de exportación, industria urbana moderna, servicios modernos, mayoristas y transportistas. El circuito inferior está constituido esencialmente por formas de fabricación no intensivas en capital, por los servicios que no son modernos y por el comercio no moderno y de pequeña dimensión” . La diferencia fundamental entre las actividades del circuito inferior y las del circuito superior están basadas en las diferencias de tecnología y de organización. El circuito superior utiliza una tecnología importada y de alto nivel, una tecnología capital intensivo, en cuanto que en el circuito inferior, la tecnología es trabajo intensiva y frecuentemente local o localmente adaptada o recreada.

Ahora bien si tomamos la lógica de las empresas cuando  usan el territorio, estas se relacionan con el mercado y se van creando así circuitos productivos y circuitos de cooperación que abarcan diferentes escalas. Estudiar el funcionamiento del territorio por medio de los circuitos espaciales de producción nos da la posibilidad de captar el movimiento del mismo. Los circuitos productivos son definidos por la circulación de productos, esto es, de materia. Los círculos de cooperación asocian a estos flujos de materia otros flujos no obligatoriamente materiales: capital información, mensajes, orden.
“Circuitos espaciales de producción y círculos de cooperación, muestran el uso diferenciado de cada territorio por parte de las empresas, de las instituciones, de los individuos y permiten comprender la jerarquía de los lugares desde la escala regional hasta la escala mundial” .
Los circuitos espaciales de producción están formados por las diversas etapas que atraviesa un producto, desde el comienzo del proceso de producción hasta llegar al consumo final. Por tanto es necesario realizar el estudio de varios puntos diferentes, como son por ejemplo, el origen de la materia prima, el almacenamiento, el transporte, la distribución y la comercialización.
Es por esto que el análisis de circuitos de producción, nos ofrece una visión dinámica, estudiando la manera como los flujos pasan por el territorio. Este término reemplazaría al de circuitos regionales de producción, debido a que la elaboración de un producto hoy en día, trasciende la escala regional.
A partir de la complejidad de las relaciones socioterritoriales es que retomamos en todas las lineas de investigación la propuesta de recortar el territorio, para aproximarnos a la realidad concreta, por medio de las verticalidades y horizontalidades que resulta de la dialéctica entre un orden global y un orden local.
 La verticalidad nos indica el grado de exterioridad del área con el país, y al mismo tiempo las relaciones con otros lugares dentro y fuera del territorio nacional. Es a partir de la densidad informacional, que se puede relacionar el lugar con el mundo.

Este proyecto de investigación analizará la fragmentación territorial producida por los procesos globales  a través de los problemas sociales que se van manifestando en el territorio conformándose en una totalidad. A manera de ir definiendo las problemáticas que llevan a debatir sobre la  renovación de la Geografía es que nos centraremos fundamentalmente en las siguientes líneas de investigación:

- Territorio y Trabajo. Abordaje desde los circuitos de la economía urbana en la industria y el comercio. (Lan Diana, Di Nucci Josefina) 
- Género y  Territorio (Lan, Diana; María Magdalena López Pons)
- Territorio y educación (Gómez, Sandra, Verónica Hollman).
- Ciudades medias en Argentina: El estudio de Tandil como inicio de la consistencia metodológica para el abordaje futuro de otras ciudades (Lan Diana, Linares Santiago, Di Nucci Josefina,  Gomez Sandra, López Pons Magdalena)

Objetivos y/o finalidad

Objetivo general:
Estudiar la fragmentación territorial en Argentina a partir de problemáticas surgidas en diferentes campos temáticos de la geografía.

Objetivos específicos
(responden a cada una de las líneas de investigación)

- Analizar los factores determinantes de los procesos de reconversión industrial, y su incidencia en la reorganización de los espacios industriales, para explicar la configuración de nuevos modelos de articulación territorial de la industria.
- Estudiar las nuevas territorialidades producidas, en el circuito inferior de la economía a partir de la división del trabajo y que aseguran la subsistencia de las clases populares que no participan de la economía formal.
- Estudiar la fragmentación territorial y social generada a partir de las fases de distribución minorista y de consumo del circuito espacial de productos alimenticios y bebidas en Argentina.
- Analizar las diferencias territoriales o diversidad en la construcción del género, tomando en consideración las conexiones entre lo global y lo local.
- Analizar el papel de los agentes que comandan la enseñanza a partir de  las lógicas globales y locales que participan de la reconstrucción del territorio y se manifiestan en diversas formas educativas fragmentadas.
- Estudiar la fragmentación territorial a partir de las lógicas globales- locales en ciudades medias de Argentina, particularmente en Tandil, teniendo en cuenta la formas en que se expresa la sociedad en el territorio.